lunes, 13 de octubre de 2014

No te sorprendas...

No te sorprendas...


No te sorprendas si buscas mi alma, 
quizás la escondí, tal vez la perdí
o simplemente la olvide
en algún lugar donde jamás quise volver...
Si ves que esquivo tus mimos, 
no te sientas mal conmigo, 
es simplemente que no estoy acostumbrado
a que me den cariño...
No intentes cruzar la frontera
que divide nuestros destinos, 
tu tienes un final bien acompañada, 
aunque en ese final no compartimos morada...
Si deseas complacerme con tal de llegar a mi,
lo único que encontrarás será
un alma solitaria, sin compañía, 
pues es mi vida, la que elegí... antes de ti.
No quiero que pienses mal de mi, 
eres hermosa, lo más bello que conocí, 
aunque soy yo el culpable de no poder
enamorarme de ti...
Deseo ser honesto contigo, 
no puedo amarte como quieres, 
pues te mereces algo mejor, 
aunque en este caso jamás
podré entregarte... mi amor.


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.