domingo, 10 de noviembre de 2013

Es tanto que te amo...

Es tanto que te amo...

No olvido el sonido de tu voz, susurrándome al oído 
esas palabras de amor que se dicen los enamorados, 
recostado en tu regazo, admiro tus ojos, 
sigo sintiendo que te estoy amando...
Nos quedamos viendo el atardecer, 
contemplando como el río se convierte en oro, 
las nubes y el cielo ponerse naranja, 
nos quedamos abrazados entre arboles e ilusiones encontradas...
Cuando la primer estrella va tomando su lugar, 
recién volvemos a casa, 
en el camino nos besamos y nos amamos como siempre, 
porque el amor que es puro crece y crece...
Seguimos transitando el camino de regreso, 
entre bromas y abrazos, 
entrelazamos nuestras manos, 
esperando que sea para siempre este amor añorado...
Juramos quedarnos para siempre juntos, 
aunque uno este lejos o en otro lado, 
aunque estemos bajo este cielo que nos une, 
aunque pase el tiempo... juramos amarnos.
Quizás Dios conceda esa bendición
de quedarnos por siempre juntos, 
esperando que el amor no se extinga
a menos que se nos acabe... la vida...

Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

lunes, 7 de octubre de 2013

...

Quizás te extrañe demasiado, 
que no me acostumbre a hacer las cosas que hacía solo,
 me da miedo caminar y no tener tu apoyo... 
Aunque me quede quieto esperando por ti, 
pienso que es demasiado el tiempo que te he dado,
 al parecer te has olvidado del camino... 
o a lo mejor... no quieres venir. 
No me he resignado, 
aunque a veces lo haga y reniegue de mi pasado, 
sigo con la firme convicción de darte el tiempo necesario
 para que recuerdes.... que te he amado.
Conoces el camino de vuelta,
 a menos que te hayas perdido por el laberinto de la vida,
 confundiendo el destino con otra persona,
 cambiando el mío de manera definitiva...
Se me pasa la vida tratando de pensar
 en que no podrás olvidar lo que hemos pasado,
 se me pasa el tiempo recordando que te he amado, 
aunque hay algo que no se ha ido
 y perdura a pesar de todo lo sucedido... 
Simplemente soy yo
 y mi forma de amar sin condición
 aunque en ello se me pasen... los años.

Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

viernes, 26 de julio de 2013

Jamás escapare de mi mismo...

Jamás escapare de mi mismo...

Llevo mis ideas conmigo, me alejo con ellas, 
vuelvo al mismo sitio, 
soy esclavo de mi mismo, 
hasta que pueda despojarme de mis idealismos.
Quedo superfluo entre gentes, 
camino zigzagueante, esquivo problemas, 
las bifurcaciones se presentan, 
estoy condenado a llevarme conmigo...
Me gusta esta idea de dualismo, 
de convivir entre razonamientos y pulsiones,
de ser el mismo queriendo ser otro, 
pero al mismo tiempo no deseo ser ese otro...
Soy esto sin más ni menos, 
conllevo conmigo mi personalidad, 
mi forma de ser y actuar, 
si me quieren que cambie pueden esperar, 
pues no se puede cambiar lo natural....
Algunas veces, solo algunas, 
reniego de mi forma de ser, de no cambiar, 
pero de repente soy el mismo
y por nada del mundo quiero mutar...

Fernando Alberto Rodríguez Fenández.

jueves, 25 de abril de 2013

¿Vivo en un país libre?...


¿Vivo en un país libre?
Vivo donde nací no me fui porque quise hacer mi vida en el terruño, en mi bendita tierra que me ha dado todo.
Veo con malestar ir a comprar algo y que suba de manera inusitada, que las cosas sean tan caras, que la comida sea mas cara que un producto manufacturado, con su plusvalía es algo raro. Además ir a un Supermercado y que solo te vendan una sola unidad por persona, en el caso de los aceites, del azúcar, de la yerba en su momento, tratando de racionalizar como si estuviéramos en guerra, ¿Guerra contra quién?... al parecer contra el mismo pueblo...
Este gobierno, el gobernante desde hace 10 años, en su momento hicieron las cosas bien, es decir hicieron más que los que estaban antes y en este ulterior momento lograron cosas que antes nadie se animo a hacer, ya sea por negligentes, inutilidad y hasta falta de capacidad. Pero, el modelo económico que implementaron se acabo, esta dando muestras de deterioros impresionantes, ¿cómo puede ser que un país productor de, casi todos los, alimentos se los cobre más caro a los ciudadanos de éste?. Así también, quiero hacer con mi dinero lo que yo quiera, si quiero comprar dolares, quiero hacerlo sin restricciones, si quiero irme a tal o cual lugar quiero hacerlo sin que nadie me pregunte, quiero ser LIBRE en toda su expresión, sin ser hipérbole en usarla.
Amo mi país, daría mi vida por mi familia y por él. El modelo se esta acabando, el tiempo también, están los que estamos descontentos con la actual administración y su forma de hacer las cosas, y están los condenados a recibir ayuda, porque la nación no puede satisfacer las necesidades básicas de alimento, vivienda, ropa, trabajo, son condenados a un caso de servidumbre medieval, el señor feudal les da protección, un poco de la comida que se produce en sus tierras, a cambio de esto el siervo esta supeditado al humor y voluntad del rey. Sin ir más lejos las organizaciones sociales que crearon una identidad, el gobierno que les debe dar lo que piden, si no los cortes y piquetes sitian a una ciudad. Estamos en un momento caótico de la historia, porque cuando no haya dinero que subvencione a los planes sociales, los bolsones de mercaderías, veremos que sucede con esta importante masa de la sociedad. La guerra ideológica esta en proceso, los egos se chocan y contraponen, son antagónicos, son asimétricos, esta en juego más que una bandera política. Esta en duda la verdad y se luchara de todas las formas y con todos los argumentos para defender e imponerla. Un final abierto a menos que se haga algo para cambiar lo que se avecina, porque la futurología no es una ciencia... pero muchas veces... es una realidad. 

Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Deje atrás mi corazón...

Deje atrás mi corazón...

Detrás de un mar de lagrimas te he dejado,
envuelto en recuerdos de aquel amor pasado, 
estas estático sin latir, 
estoy así... muerto sin ti...
Es imposible no sentir dolor
si el amor en si lo esconde, 
es como una rosa hermosa, 
que tiene espinas que pueden dañar...
En tantos años pensé en poderte hallar, 
quise pensar que eras tu la que me podía amar,
partí en dos mi alma, para que vieras mi sentir, 
ahora quedo sin nada volviendo a sufrir...
No me mires, no sientas mi dolor, 
ve y no voltees, camina hacia delante, 
mira siempre al frente se feliz 
porque es lo que te mereces...
Déjame atrás, en el pasado penitente, 
estaré aquí viviendo mi presente, 
solo y desolado así estaré siempre...
Aprenderé a vivir con el corazón vacío, 
lo llenare de sueños no cumplidos, 
lo guardare en un arcón
olvidando donde lo he guardado...
Quizás cuando recuerde
seré un anciano... quizás cuando lo busque
me habré acordado que alguna vez... he amado...

Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

martes, 19 de marzo de 2013

Me enamoras cada día más...

Me enamoras cada día más...

Susurras palabras que regocijan mi ser, 
estas dentro de mi, 
visualizo tu vientre, 
beso tu frente y vuelvo a nacer...
Me quedo en tus brazos, 
me recubro en ellos, 
nada puede dañarme, nada puede herirme, 
si estoy contigo todo es sublime...
Estoy seguro en tu cuerpo, 
dejo atrás el pasado, 
estoy viviendo un presente deseado, 
todo es hermoso, todo es soñado...
Posas tus manos en mi rostro,
me tocas como la brisa, 
imperceptible a la vista, 
me rozas el alma con cada caricia...
Te quedas conmigo, aun cuando estoy acostado,
cuidas de mi, me tomas de las manos, 
las frotas suavemente, sigo en tu regazo...
Despierto... en el primer parpadeo veo tus ojos,
es la bendición más grandiosa
reflejarme en tu mirar, 
es hermoso que me ames...
es hermoso... poderte... amar.


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

sábado, 23 de febrero de 2013

Me dejas donde me encontraste...


Me dejas donde me encontraste...


La puerta del pasado se ha abierto, 
vuelves de entre los recuerdos, 
llegas como si nada hubiese pasado, 
como si el tiempo se detuvo... en tus manos...
Vuelves con la ilusión que has desenterrado, 
la tenias guardada, me la muestras en tus labios, 
quedo enmudecido, con lagrimas colgando, 
carcomido por el pasado, 
pienso que es verdad, que aun sigo enamorado...
Dices que me amas, que jamás me has olvidado, 
que siempre estuviste esperando penitente, 
que siempre has estado estática, 
que siempre.. me has seguido... amando...
Me dejo llevar por el sueño de encontrar de nuevo
lo que siempre he anhelado, 
lo que alguna vez tuve y deseo volver a tener, 
alejas a mi soledad con tus dedos, 
me revives con tus deseos, estoy ciego, 
no hay nada ni nadie mas, te amo... de nuevo...
De repente pareces despertar, 
no sabes que hacer ni que decir, 
lograste hacerme volver a sentir, 
estoy vivo, renací entre cenizas del dolor, 
pensé que el amor se había ido, pero sigue... conmigo...
Por más que este destrozado, que llore mares,
que me abrace la soledad y que se destruya mi alma, 
se que te debo todo esto a ti, porque aun queda en mi
el amor que pensé había extraviado, sigue conmigo...
Aunque es una lastima que tu... ya no estés... a mi lado.

Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

domingo, 17 de febrero de 2013

Me dejas sensible...

Me dejas sensible...

En tus manos el tiempo no ha pasado, 
el ayer es hoy cuando estoy contigo, 
estoy enamorado, no hay otra explicación
para sentirme tan sensible, tan vivo...
Contienes toda mi ternura en tus labios, 
me llenas de ilusiones, me haces creer, 
me vuelvo un poco mas tonto a tu lado, 
no hay nada más que decir... te amo.
Me encanta tenerte en mi mente, 
extrañarte tanto que me olvido
de lo que estaba pensando, 
rondas mi ser, estas en cada parte, en todas partes...
De día, de tarde, de noche no hay instante
en donde raudamente me olvide de ti, 
estas a cada momento dentro de mi, 
duermo con una sonrisa al nombrar tu nombre...
Sueño y sigo soñando cuando despierto
esto no es real, es imposible que lo sea,
eres todo lo que pedí, eres lo que quiero
para compartir mis días... contigo...
Me dejas con algunas lagrimas que se desprenden, 
sensible ante ti, tierno a tu recuerdo,
consumido por el deseo de verte de nuevo, 
porque por más que te tenga en sueños, 
deseo tenerte fuera de ellos...


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Busco una ilusión que no puede ser...

Busco una ilusión que no puede ser...

Me aferro a ti como si fueras mi ultima salvación, 
nadie mas quiero en mi vida, 
nada puede guiarme en esta oscuridad, 
necesito de ti, parece mentira, hasta para respirar...
Veo como te alejas, como te vas sin pensar en mi, 
en lo que puede suceder conmigo,
te vas sin que te importe el futuro compartido, 
el que fue nuestro y hoy es mio...
Cierras la puerta, apagas la luz y me dejas solo, 
escondido en un rincón, pensando en lo que paso, 
recreando ilusiones y fantasías en mi cabeza, 
no hay vuelta atrás decidiste por los dos... te vas.
Quedo como siempre, admirando el horizonte, 
con mis brazos rodeando mis rodillas, 
con la cabeza baja que sube de vez en cuando
para ver si recapacitaste y vuelves, 
solo me ilusiono... te has ido... esa es la verdad.
Triste y vacío me quedo de nuevo, 
consuelo mis ruegos con esperanzas, 
sé que volveré a creer, 
aunque esta vez... duele dejarte... partir.


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

domingo, 3 de febrero de 2013

Volverás...

Volverás... 

Miro una y otra vez por la ventana,
tengo mi mirada fija en el horizonte, 
esperando por que aparezcas, 
desesperado estoy por tu presencia...
Me quedo estático en el pasado, 
vivo en el presente moribundo
recordándote a cada momento, 
no quiero hacer mas que extrañarte...
En la oscuridad de mi habitación
se escucha tu canción, 
la melodía que te agrada
es la misma que me llena el alma...
Regreso de nuevo a la ventana, 
quiero que vengas, que calmes mi drama, 
tócame y hazme olvidar
el dolor y el miedo de no verte más...
Camina desde el horizonte hacia mi, 
toca mi puerta, entra en mi alma, 
quédate acurrucada en cada rincón, 
no te vayas de mi dejándome sin ti, 
 por favor no te vayas... sin llevarme contigo.


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

martes, 29 de enero de 2013

Consuélate... sin mi.

Consuélate... sin mi.

 Nadie te cubrirá de besos, 
nadie tocará tu piel con tanta pasión, 
que olvidaras por un instante
que jamás conociste al amor...
Podrás pensar que estas enamorada, 
que nada más puede llenar tu alma, 
que todo parece soñado, 
cuando en verdad jamás... has amado...
Llenaras tu vida de superfluos y trivialidades, 
dejarás de lado tus ideales, 
no encontraras lo que buscabas, 
pues aquí... te esperaba...
No esperes que vaya por ti, 
encuentra el camino que te traiga, 
quédate esperando en el andén, 
espera tranquila... que llegare en el tren.
Solo pasara una vez,
después volverás a quedarte sin mi, 
estaré penitente de tu espera, 
espero que estés allí...
pues ahora pienso... 
que ya te olvidaste que... me esperabas. 


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

jueves, 3 de enero de 2013

Deje de escribir...

Deje de escribir...

No sale nada de mis dedos, deje de sentir, 
el sentimiento que había en mi se extinguió, 
el fuego que habitaba mi corazón ceso, 
estoy vació, hay hielo en mi...
Insensible a caricias me convertí, 
no hay besos que enciendan el amor, 
no hay voz que con su susurro
me convierta esclavo de una ilusión...
Soledad es un eco que resuena 
en cada rincón de mi habitación, 
el silencio es eterno, no hay risas, 
en mi vida... ya no hay sueños...
De noche solo cierro los ojos, 
elevando una plegaria porque aparezcas, 
quedándome en penumbras, 
rogando porque seas real y no estés solo en mi cabeza...
Deje de escribir hace tiempo, 
solo me queda esperarte, 
solo deseo volver a sentir, escribir, 
cuando estés... junto a mi.

Fernando Alberto Rodríguez Fernández.