miércoles, 28 de noviembre de 2012

Reincido... en ti.

Reincido... en ti.

Jamás deje de creer en el amor, 
en esa forma pura de amar, 
sincera como ninguna,
 desinteresada como lo es
el no esperar nada más a cambio...
Miento y me miento a mi mismo
cada vez que recito que no te necesito, 
que estoy tan bien solo, preso y esclavo de mi soledad, 
preso en esta libertad... por no estar junto a ti...
Recaigo una y otra vez en noches solitarias, 
con el silencio como compañía,
con la oscuridad acechando mi cama,
deseando una compañera que cuide mi alma...
Estoy completo e incompleto,
deseando el amor que tienes dentro, 
anhelando entregarte el que llevo conmigo, 
espero que me complementes, te esperare por siempre...
Se que estas por allí, 
esperando encontrarme, esperando por mi, 
sí aun no sabes donde buscarme,
solo sigue el rastro que deje en el pasado, 
esa huella indeleble que el tiempo no ha borrado, 
estoy en el mismo lugar donde se fue el amor, 
estoy en el mismo lugar donde espero que llene...
de nuevo... mi corazón.

Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

viernes, 12 de octubre de 2012

Tenia una cita....

Tenia una cita... contigo.

Quedamos como siempre, en encontrarnos al día siguiente, 
quede en esperarte hasta que el día se extinga, 
hasta que la noche termine en un amanecer naranja, 
en un nuevo día donde renuevo mis esperanzas...
Llegue como siempre y me senté a esperarte, 
miraba el reloj y las horas eran eternas, 
por ti me quedaba sentado, estático, 
mirando las estrellas morir, mirando el cielo oscuro volverse marfil...
El tiempo no pasa, tu rostro y tu voz
van y vienen en mi corazón, 
es un vaivén de emociones cada vez que recuerdo
que el estar enamorado es estar... tan pendiente... de ti.
Me olvide de mi por estar pensando
en que es mejor pensar en lo que puede suceder
si llegas en algún momento, 
si decides venir a buscarme, si decides... venir por mi...
Ven y mira las estrellas conmigo, 
que el cielo se ilumine con pequeñas luces, 
que mis brazos te rodeen, que mi voz te susurre, 
ven y quédate conmigo, ven que nuestra cita debe ser así...
Sigo esperándote donde quedamos, 
en el sitio donde habíamos puesto un horario, 
llegue temprano, porque... al parecer
tu... no has llegado.

Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Duerme... sin miedo a despertar.

Duerme... sin miedo a despertar.

Déjame soñar, deja que me vaya yendo lejos sin estar,
 no soy tu sueño ni tu pesadilla,
solo quiero ser el dueño de tus fantasías...
 Déjame donde me encontraste la ultima vez que cerraste los ojos, 
piensa en mi cuando los tengas abiertos, 
sueña tranquila que te estaré protegiendo... 
Cuidare de ti cuando duermas, 
me sentare en la cama, 
y pasare toda la noche sin despegarme de ti
solo por verte dormir...
 Partiré al amanecer y me quedare esperando porque llegue la noche, 
llegare con la primera estrella,
 me quedare hasta que tu... 
despiertes, me quedare en ti... si quieres.
 Déjame soñar y sueña, 
que esta noche y todas las noches
cuidare de tus sueños porque tu eres la razón de mis sueños.
Duerme tranquila mi niña, 
que al amanecer despertaras sin miedos, 
pues... te estaré protegiendo...

Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

jueves, 23 de agosto de 2012

Perdi en el camino... al amor.

Perdi en el camino... al amor.

Mientras iba creciendo, fui despojandome de mis sentimientos, 
la razon gano y la logica cubrio mi corazon, 
deje de lado las ilusiones, deje de creer, 
por el momento... en el amor.
Sera que la vida te hace madurar, 
convirtiendote en una roca incapaz de amar, 
aunque deseo hacerlo con tantas ansias
que esta vida seguramente.. no me alcanza.
Me veo en el reflejo del agua, 
desconozco quien soy algunas veces, 
¿donde quedo el que alguna vez fui, 
el que sigo siendo... sin ser?...
Con el tiempo se perdio y en parte murio, 
eso que me hacia tan inocente que creia
en todo lo que se me dijera, 
pero mientras creces te das cuenta 
que no existen... las quimeras.
En el trayecto que voy recorriendo, 
se fue perdiendo el contenido de esa cruz llamada amor,
con el tiempo se fue partiendo en pedacitos, 
dejando solo una parte en mi interior, 
atravesada, profundamente arraigada, 
que estoy seguro que alguien llegara a sacarla...
 Mientras tanto voy perdiendo o guardando
lo que me hizo llorar tanto, 
lo que me hizo sonreir como un loco al estar enamorado, 
voy dejando un poco o mucho de mi...
Hasta que pueda recordar... que aun sigo amando.


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

viernes, 6 de julio de 2012

En el tiempo que no es tiempo...

En el tiempo que no es tiempo...

Quedé en el pasado prominente que indaga mi alma, 
pasado que es inerte, aletargado y suspendido en el tiempo, 
congelando el bendito momento donde estuve completo, 
quedando retratado e inmortalizado mi sentimiento.
Destruí todo lo anterior y todo lo futuro me negué a vivirlo, 
quede anclado en el suceso de haber tenido, 
recupere el sentido de mi vida cuando supe
que te habías marchado, que te habías ido...
Decidí quedarme esperando porque vuelvas, 
quizás convertido en otro cuerpo, 
quizás recordando donde me dejaste, 
quizás solo quizás recordándome...
Sé que estarás dando vueltas por allí, 
esperando volver cuando sea propicio,
amándome como siempre lo has hecho, 
y yo... esperándote donde me dejaste, 
negando que el pasado ha muerto, 
sigo aquí, porque mi amor sigue... vivo.



lunes, 4 de junio de 2012

Aparecerás...

Aparecerás...


Busco en una caricia el amor, 
no se quien eres, no se quien soy,
pero si me acaricias...
de seguro tendrás mi corazón...
Me siento sensible, dejando al desnudo mi sentir,
me elevo al más profundo deseo
de encontrar el amor eterno, 
me sigo escondiendo porque tengo tanto miedo...
En mis manos y en mi voz, 
en todo mi sentir tiemblo si me hablas,
si susurras cada palabra, 
si me besas, aunque me beses en sueños, 
aunque no sea real el suceso...
Confió en ti y en tu suavidad, 
en el ilusionismo que puedas crear
con tal de darme una nueva razón por vivir, 
confió ciegamente en ti, porque no se quien eres
ni mucho menos se si existes solo... en mi.


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

domingo, 13 de mayo de 2012

Resigne...

Resigne...

Me resigne a perderte sin contemplaciones, 
me quede vacío sin mediaciones, 
navegue del mejor lado a pesar de la tempestad, 
me doy cuenta ahora que jamás volverás...
Le hable a la gente de ti y de mi, 
de sueños truncados, de una historia de amor sin final, 
quede parado en el ayer, dejando que venga el futuro, 
viviendo un presente sin saber si es real...
Enterré y guarde mi corazón, lo deje olvidado en un rincón,
quise no volver a sentir después de lo vivido, 
desee ser aquello que fui antes de conocerte, 
para dejar de ser esto que soy al no tenerte...
Deje de lado mi vida misma, olvide que era vivir, 
simplemente quería dejar de sufrir, 
aunque el verdadero amor, como el que tuve contigo, 
implica, dentro del gozo, un dolor espantoso...
Escondí todo lo que me hizo feliz e infeliz, 
aunque no me resigne a encontrar el amor de mi vida, 
aunque me gusta esperar por su aparición, 
me gusta también creer que la espera es larga, 
porque ella no sabe quien la espera... 
Pues te sigo amando, te sigo... esperando...


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

viernes, 27 de abril de 2012

Sin escribir lo que quiero escribir...

Sin escribir lo que quiero escribir...

Amor mio, amor ausente, amor presente, 
amor que me es indiferente, 
amor que prefiero que sea real, 
amor sincero, espero que me vengas a buscar...
Soledad insensata, jamas te irás, 
me acompañas cada día, a toda hora, 
en cada lugar, en mi cama, 
me hieres y hielas mi alma...
La falta que me haces, el vacío que llevo conmigo, 
la sensación de que no hay nada que me satisfaga, 
pero de repente vienes raudamente y en una ráfaga
me dejas caricias, abrazos y besos por dentro, 
vuelvo a creer que estás errante por allí, 
buscando el camino preciso que te acerque aquí, 
eligiendo el destino, uniendo nuestros destinos...
Aun se que vivo sin ti, logre sobrevivir, 
aun me falta lo más bello que existe...
para ser, completamente, feliz...


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

miércoles, 11 de abril de 2012

Deje de sentir...

Deje de sentir...

No recuerdo lo que era amar ni ser amado, 
se me ha olvidado las noches sin dormir
pensando en la forma de hacerte feliz, 
deje de lado las ilusiones, cuando caí desde el cielo al suelo.
Hace tanto que no abrazo a nadie, 
que se me ha olvidado lo que era entregar afecto, 
no tengo noción de las caricias que me hacen falta, 
porque oculte mi sensibilidad, me convertí en una farsa...
Soy lo que queda, vestigios de un pasado glorioso, 
convertí todo lo que fui en ruinas, 
deje de escribir con esa pasión
que se me perdió en el recorrido del desamor...
De vez en cuando me extraño, me echo de menos, 
adquiero esa añoranza que es caracterizada
por la nostalgia de haber vivido lo más hermoso, 
quedando en el tiempo, repitiendo la historia... solo en mi memoria.
Deje de sentir lo más hermoso que puede existir, 
aunque se que esta ahí dentro, 
espero encontrar a alguien que me haga creer de nuevo
en amar y ser amado, que me recuerde lo que fui
para dejar de ser lo que soy, sin dejar de ser... yo.


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

sábado, 10 de marzo de 2012

Si lo único malo que hice... fue amarte...

Si lo único malo que hice... fue amarte...

Entregarme por completo por amor, 
sentirme tan pequeño con el sentir
que nacía en mi y moría en ti...
Te ame y amo como a nada en esta vida, 
eres lo más hermoso que me sucedió, 
eres lo único con lo que sueño cada noche, 
aunque muera al amanecer por los reproches...
Por Dios que te amo, como jamás podré amar a nadie, 
como nadie jamás podrá amarte, 
así me quedo anclado en el presente, 
mirando hacia el pasado, 
esperando por un futuro que será el mismo
que el de hace un rato...
No hago más que vivir para adorarte, 
tu vives sin mi y yo muero sin ti, 
puedes ir y venir
y yo te espero con los brazos abiertos...
Sí es así este amor, tan enorme y desinteresado, 
si soy todo para ti,
sin embargo es poco lo que te di, 
porque solo daño me causaste...
Estoy herido de muerte, sangrandote, 
tratando de sacarte de dentro,
aunque en ello me quede vació
y muera en el intento...
Realmente... lo único malo que hice es amarte, 
ahora me doy cuenta... como me... pagaste.


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

domingo, 4 de marzo de 2012

Iba a escribir...

Iba a escribir...

Tenía pensado hacerlo, pero que puedo escribir sin ti, 
que puedo hacer si lo único que me inspira eres tu, 
si ahora no te tengo, no puedo mas con mis recuerdos, 
quisiera poder mirarte a los ojos y encontrar tu amor...
Se heló mi corazón, cuanta falta me hace tu calor, 
cuanto me haces falta mi amor, 
que mi alma esta vacía, como mi cama, 
junto con todo lo que sucedió...
Recuerdo tus palabras, quedarán marcadas en mi, 
llevo tus sonidos a donde quiera que vaya, 
te llevo conmigo, pues no te fuiste
cuando partiste sin destino...
Algunas veces, solo algunas, dejo de extrañarte, 
de pensarte... de amarte...
con el tiempo reapareces, veo tu ayer como ahora, 
veo que tu cara no se borra de mi memoria...
Iba a escribir cosas sin sentido, 
divagando en un deseo de pasión,
con un desierto de soledades,
con la incertidumbre de que estarás viniendo...
A buscarme.


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

domingo, 26 de febrero de 2012

Cortito...

Cortito...


Si me pierdo, tú me encuentras recostado en el tiempo
esperándote, completamente inmóvil, 
para que sepas donde.. me dejaste.
Vuelo cada noche al lugar de ensueño, 
trato de volver al onírico mundo que cree, 
en donde estoy contigo, 
en donde suelo no ser yo sin ti...
Tú me complementas, me haces sentir libre
y al mismo tiempo perdido en este amor
que no es irracible, que no tiene un dejo de maldad, 
me haces sentir vivo a pesar de que ahora... no estas.
Es corto lo que escribo, no tiene sentido, 
como no es sensato el amor, así soy, 
desmedido, inconmensurable, 
estoy haciendo este escrito cortito, 
porque no se que escribir ni se que pensar...

Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

domingo, 19 de febrero de 2012

El hombre nace bueno...

El hombre nace bueno...

La gran mayoría de las veces relaciono todo lo que escribo
con hechos que me suceden a diario, 
con pequeñeces que no son tomadas en cuenta, 
con cuestiones que escapan a lo rutinario.
En el negocio me ha tocado atender a todas clases de gentes, 
no hay distinciones, no hay nada como tratar a todos por igual
logrando distorsionar un poco la realidad, 
logrando cierto equilibrio simétrico entre unos y otros...
Sin embargo, ayer, me toco atender a un muchacho 
con capacidades diferentes, entró a comprar dulces, 
se lo atendió normal como a todos,
con el atenuante de una paciencia un poco mas holgada
que la acostumbrada...
Él pedía y pedía, por más que no me hubiese pagado
lo mismo le hubiese dado lo que pedía, 
no porque no me importe el dinero, 
no porque sea diferente, si no, simplemente
por tratar de ser lo más normal posible dentro de este mundo.
Cuando tenía la bolsa llena de dulces, no le quise vender más
porque consideraba que era mucho para él, esa cantidad, 
y me pidió un poco más, se lo di, le dije que se lo regalaba, 
pero el se negó a irse sin pagar, 
hasta diría que se ofendió por mi acción.
Entre que buscaba las monedas para pagarme, 
me invadió una sensación de enorme congoja, 
y las lágrimas no tardaron en brotar, 
trate de aguantar y no pude, llore....
Mi hermana que se encontraba en la caja vino a consolarme, 
no podía creer la humildad, la honradez, y el orgullo que tenía 
ese muchacho, y pensaba en este mundo y a todos
los que no pagan por las cosas, los que roban
y los que tratan de hacer sentir a personas diferentes, como ésta, 
en justamente diferentes, inferiores ante sus ojos.
Es increíble como cambia el mundo cuando hay gente buena, 
es inconcebible la cantidad de humanidad que hay en alguien,
y es incomprensible pensar que el hombres es bueno, 
y al mismo tiempo pensar que los mismos hombres 
conviertan a otros.... en malos.


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

jueves, 9 de febrero de 2012

Soy uno de los matones del barrio...

Soy uno de los matones del barrio...

Cuando se creo la Sociedad de Naciones, 
se soñaba con un mundo sin conflictos, 
con un ideal que se considera utópico, 
puesto que este intento de organización supra-nacional
no logro evitar la segunda guerra.
Luego, después de la masacre del conflicto bélico, 
se puso en marcha otro "intento"
creándose la Organización de las Naciones Unidas,
más conocido como ONU, con 5 países inamovibles, 
con derecho a veto y a inmiscuirse en lo que consideren
pertinente para sus intereses.
Entre estos países se encuentra el Reino Unido, entre otros: 
Estados Unidos, Francia, China y Rusia.
Parece una ironía que en plena era de la supuesta razón, 
de una diplomacia que supera a la barbarie
en la que se mueve y con la cual se formo el mundo actual, 
sigan con colonialismos y ejerciendo una hegemonía
que los hace, simplemente, bárbaros.
¿De qué vale ir a exigir a la ONU por las Malvinas?
Si un veto es más que suficiente para acallar
las voces de 40 millones de argentinos.
¿De qué vale querer recuperar algo que es inherente
al territorio argentino? cuando tenemos el derecho, 
la obligación de hacer valer nuestros derechos, 
derechos que chocan contra los intereses de los ingleses...
No hay peor poder que el poder ejercido por la violencia simbólica, 
con la cual se usurpo a las Islas Malvinas, 
y con la cual creo una resistencia argentina por defender lo suyo, 
lo nuestro, lo de todos, no hay poder sin resistencia.
Veremos que pasa con gritos silenciados, 
con deseos de soberanía truncados,
veremos que sucede con un país que se cree superior, 
utilizando la fuerza como recurso precursor de su poder, 
creyéndose un matón más, piensa que puede... mandar.




Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

jueves, 2 de febrero de 2012

Volveré a enamorarme...


Volveré a enamorarme…

Volveré a enamorarme y me sumergiré de nuevo en tus ojos  negros,
me dejaré llevar sin razón hacia donde dicte éste corazón,
amaré como ame alguna vez,
volveré a cometer la misma historia… al entregarme solo a una persona.
Estoy dispuesto a perder mi libertad,
no deseo nada ni a nadie más,
consumo mis ideales en tu ser,
imagino amarte de nuevo para volver a renacer…
Viviré en cada una de las caricias que me des,
en cada beso, en cada amanecer,
en las tardes que miremos,
en las noches en donde nos consuma el deseo…
Ay amor mío que esperas para sumarte al delirio,
al rezo de las noches pidiendo por el destino,
al soñar despiertos por el amor, por ese amor
que es… correspondido.

Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

miércoles, 18 de enero de 2012

Prefiero...

Prefiero...

Estoy esperando, penitente y estático, 
prefiero quedarme de esta manera, 
libre para esperarte, me hice amigo de la soledad, 
hasta el día en el cual aparezcas...
Sigo llenando mi corazón de ideas locas, 
de besos apasionados y tiernos, 
de atardeceres juntos, de noches de fuego, 
de amaneceres eternos...
En algún lugar estarás y heme aquí amándote
de una manera alocada, con una pasión que carcome mi razón, 
con deseos extravagantes de amarte más allá de la vida, 
más allá de lo que se puede tocar, más allá de la eternidad...
Me desvivo pensando e imaginando
miles de formas para demostrarte cuanto te amo, 
porque aunque no estés debo imaginarte... a mi lado...
Quisiera compartir contigo mis gusto, 
escuchar el sonido del silencio o alguna melodía, 
comprender que no hay nada más bello
que estar callados, pero en tu compañía...
Prefiero seguir divagando y soñando,
prefiero seguirte... esperando.


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

martes, 17 de enero de 2012

Hay algo más...

Espero encontrar detrás de miles de rostro, tu rostro,
esa cara que me haga creer de nuevo en el amor, 
en ese amor tan anhelado que llevo años esperando,
sigo siendo fiel a esa mujer que no está...
Se que en ella se esconde el secreto del amor, 
que nace de sus manos, que enciende mi fuego interior, 
que enciende mi amor, 
para unirse con el de ella, siendo solo tu... y yo.
Hay más de lo que puedo ver con mis ojos, 
hay más de lo que pueda esperar mañana, 
porque al abrir mis ojos estaré esperando tu llegada, 
porque jamás renuncie al amor... 
Jamás renuncie... a tu amor.


Fernando Alberto Rodríguez Fernández.


Cada vez más cerca de la frivolidad...

Cada vez más cerca de la frivolidad...

Es mejor verse bien, que ser una buena persona, 
con valores que sobrelleven y resalten al hombre de entre los hombres, 
es mejor tener un hedonismo tan puro para sacarse fotos, 
ponerlas y exhibirlas, recibiendo palabras que alimenten la frivolidad actual...
Todo es aspecto, todo es cascara, solo importan las formas, 
las figuras, la estética y una silueta esculpida a base de estereotipos
fijados por el sistema, por modelos que aparecen en revistas y en televisión, 
consensuando y afirmando que ser modelo, implica, solo, verse bien.
Internet mismo no escapa a esto, redes sociales, 
espontaneidad, fotos, vídeos, todos subidos a la red, 
todos para ser vistos y alimentar más lo superficial, 
ya no vale ser inteligente y educado, ahora lo más importante
es mostrar mucho mas el cuerpo, para ser aceptado...
De pronto matamos paradigmas, formas de ver y pensar, 
construimos valores nuevos, elegimos esos valores, 
el valor de educación y cultura se fue al basurero, 
lo cambiamos por un buen cuerpo...
Matamos idealismos profundos, como el amor, 
elegimos dejarlo atrás, metido en el baúl de los recuerdos, 
encima le pusimos una foto de una mujer hermosa, 
de la cual, solo queremos sexo...
Aun quedan idealistas, sumergidos en medio de tanto placer sensual, 
en medio de esa búsqueda incesante de lo bello, 
allí están, por lo bajo, esperando encontrar alguien igual a ellos,
tratando de no seguir la corriente, 
anclándose en un rincón, esperando por su ideal...


Fernando Alberto Rodríguez Fernández...