domingo, 19 de febrero de 2017

El tiempo...


El tiempo... 


Dejame que lo grite,
que me importan los años,
que sigan pasando mientras te sigo esperando....
La espera es larga y hasta eterna,
tu ausencia es cotidiana,
como lo es la esperanza,
que alberga mi alma...
Te amo, te amo, te amo,
ven caminando por el este,
con el sol detrás, dibujando tu figura,
cegando mi visión, para cuando te acerques me sorprendas mi amor...
Cada día le pido lo mismo a Dios,
que me deje despertar con tu voz,
amanecer a tu lado, 
como tantas veces lo hemos deseado...
Eres lo que espere desde que nací,
sigo esperando porque vuelvas,
 a mi nadie me convence de que te fuiste para siempre, solo se que te fuiste lejos y olvidaste el camino... De regreso.
Ven cuando quieras. Que sigo penitente,
porque te esperare por siempre...

Fernando Alberto Rodríguez.