lunes, 28 de febrero de 2011

Luchador...

Luchador...
El hecho de vivir implica una lucha constante por hacerlo,
es ese destino incierto el que nos mueve
en busca de lograr un futuro mejor,
quizas por eso cada hombre lucha con tezon.
Considero a la persona que puede levantarse mil veces,
como fuerte, como de caracter, porque el caracter se ve alli,
cuando se ve la capacidad de levantarse cada vez que se tropezo,
cada vez que se siente tocar el fondo y volver a empezar.
Quizas a esas personas se les deba una reverencia,
reverencia por luchar dia a dia,
por no claudicar y dejar que la vida les pase por encima,
pues la vida es solo de uno y vale la pena vivirla.
En la adversidad es cuando uno debe demostrar su hombria,
su vision de futuro y su fortaleza,
porque no hay mejor enseñanza en esta vida,
mas que haber tropezado con alguna piedra.
El solo hecho de salir al mundo a tomar lo que se nos ofrece,
fue el mejor regalo que pude tener,
no hay manera de que nadie sepa lo que sufri por tener lo que tengo,
nadie puede dudar que solo sufriendo se puede ser feliz.
Ahora entiendo que nadie te regala nada,
que cada persona debe demostrar su valia
con la fortaleza que solo los hombres pueden tener,
porque el hecho de vivir, implica simplemente,
querer hacerlo y no dejarse... vencer.
Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

jueves, 24 de febrero de 2011

Recorde en un instante...

Recorde en un instante...
Un suspiro interminable,
una sonrisa con los ojos cerrados,
un labio mordido,
y una voz susurrando te amo.
La luz tenue,
el sonido de una cancion de amor,
una soledad que no esta sola,
pues estoy yo...
Una fantasia que es solo mia,
una ilusion que sigue viva,
un sentimiento escondido de todos,
es el amor que sigue conmigo.
El ruido de una lluvia,
el viento azotando la ventana,
la noche fria y triste,
y heme aqui recordando
lo que fui, lo que soy y lo que no puedo ser.
En penumbras me he puesto a recordar,
que aun... soy feliz.
Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

sábado, 5 de febrero de 2011

¿Patrimonio de la humanidad?

¿Patrimonio de la humanidad?...
Cuando en el 2003, se declaro a la Quebrada de Humahuaca,
Patrimonio Mundial de la Humanidad,
se reconocio como "unico" a un multiespacio,
que no solo tiene paisajes increibles,
si no tambien historia, pues 10.000 años de existencia,
corroboran que por alli se gesto nuestra historia.
Se sabe que la quebrada fue transitada por etnias aborigenes,
que aun los pobladores tienen arraigados
las creencias, religiosas, ritos, fiestas, artes, etc,
incluso aun tienen esa economia de subsistencia,
esa agricultura milenaria que sustento a los pueblos autoctonos.
Con el correr del tiempo, esta declaracion de algo nuestro,
para todos, atrajo a visitantes de todas las latitudes,
aunque ultimamente se ha visto a muchos turistas dejando sus divisas
en nuestras tierras, tambien se ha visto su transferencia,
su legado de una cultura totalmente diferente,
que ha contaminado a los pobladores milenarios.
Antes se podia caminar por las calles de Humahuaca,
esas calles empedradas, que fueron el lugar de descanso
de los hombres y mujeres que alli reposaron,
con la simplesa de un pueblo,
como todo pueblo, todos se conocen y dejan las puertas de sus casas abiertas,
dejan sus pertenencias a la intemperie,
y no con razon, puedo decir que cuando vuelven, ya no hay nada.
Los turistas, muchas veces no lo son,
en vez de dejar algo, se llevan "algo",
¿que beneficio puede traer ser contaminados?,
por un mundo extraño a nuestra cultura y aun peor,
condenando a la desaparicion de nuestro terruño,
terruño por el cual fue nombrado como "Patrimonio Mundial de la Humanidad".
Con esto de la "globalizacion", existe esa transgresion de fronteras,
esa multiculturalidad que se ve en algunos lugares,
pero esas culturas que se chocan, son fuertes y a cada instante
se refuerzan sus principios, como la Mezquita azul y la Iglesia de Santa Sofia.
Pero, nuestra cultura es proclive a caer en las redes de otras,
no olvidemos que somos mestizos, esa rara mezcla de españoles e indigenas,
si se siguen "tocando" nuestras culturas, entonces nuestra mezcla,
sera aun peor, y por ende desaparecera.
No esta mal compartir lo nuestro, pero tambien, creo,
que hay que tratar de cuidar lo que nos diferencia e identifica,
podemos ser nosotros, sin la necesidad
de perder, por compartir, nuestra pureza.
Fernando Alberto Rodríguez Fernández.

28 años...

28 años...
Crecer conlleva algo de ironia,
pues cada vez que crecemos lo hacemos en mentalidad,
en cuerpo y hasta en alma,
caminamos por un sendero que nos lleva,
sin ninguna manera de poderlo sortear, a la muerte.
Este crecimiento es algo unico, porque el vivir lo es,
no podemos delegarlo o transmitirlo,
vivir implica morir a cada instante,
y morir simplemente implica vivir en los recuerdos.
Han pasado 28 años, siempre existe esa pregunta capciosa,
la de: ¿cambiarias algo de tu vida?...
Pregunta tonta si las hay, la respuesta siempre es no,
porque si cambiamos algo, entonces no estamos conformes con vivir,
no fuimos capaces de lograr vencer las adversidades,
o festejar las dichas.
Estoy feliz por ser quien soy, por la clase de persona en que me converti,
por el dolor que me infligio la vida, que llevo marcada una honda herida,
que espero un dia no recordar, aunque ahi este.
El destino de todo ser humano es ser feliz,
es brillar como los niños, con esa luz tan pura,
sin ser contaminados por toda la mierda de afuera,
sin toda esa sociedad confusa que te llena de ideas.
Hace un par de dias cumpli años,
no con desprecio veo que mi vida se va acabando,
aunque, sin embargo, cada dia voy aprendiendo a vivir,
y solo cuando llegue el ultimo dia,
sabre que he vivido.. para ser... feliz.
Fernando Alberto Rodríguez Fernández.